Graham DeLaet anuncia su retiro del PGA Tour

En la tercera ronda del Campeonato PGA 2017 en Quail Hollow Golf Club, Graham DeLaet fue par 3 13mi agujereó y golpeó un hierro quebradizo que voló sobre el pasador, rodó más allá de la taza y se detuvo a cuatro pulgadas del agujero, fallando por poco un agujero en uno. Después de tapping se fue al par 4 14mi y de nuevo perforó su golpe de salida precisamente hacia el green. Aterrizó de frente, rodó hasta el pin y rebotó, fallando por poco el excepcionalmente raro en un par 4.

Dos golpes, dos golpes casi perfectos, ambos de un tipo que apenas podía caminar debido al dolor que le atravesaba la espalda.

En muchos sentidos, personifica la carrera de DeLaet, uno de los golfistas más grandes y casi seguramente más duros de Canadá.

Esta semana, DeLaet finalmente sucumbió a su dolor de espalda y anunció su retiro del PGA Tour.

“Cada parte de mí siempre ha querido seguir jugando y seguir haciendo lo que estoy haciendo”, dijo DeLaet. “Me encanta el juego. Me encanta la competencia y todo, pero cada vez que intentaba dar un paso adelante y practicar de nuevo, retrocedía. Llegué al punto en que ya no valía la pena. El dolor porque era afectando mi vida con mi familia y las cosas que quería hacer en casa con mis hijos y todo ese tipo de cosas Así que finalmente, después de múltiples decisiones y muchas lágrimas, Ruby [his wife] y me di cuenta de que probablemente era hora de seguir adelante.

El hombre de 40 años ha estado luchando contra su espalda tambaleante desde que tenía 15 años. Cuando era lo suficientemente bueno como para dejarlo jugar, podía golpear una bola con tanta precisión que hacía un sonido único saliendo de la cara del palo, un clic nítido que enviaría la bola como una bola y llamaría la atención sobre la práctica de sus compañeros.

Cuando estaba mal, pasaba horas recibiendo tratamiento antes y después de sus rondas, confiando en quiroprácticos y fisioterapeutas para que lo moldearan en algún tipo de forma que le permitiera hacerlo. Cuando el dolor era demasiado, se sometió a cirugías de espalda (se sometió a una microdiscectomía mucho antes que Tiger Woods), tratamientos con células madre, inyecciones de cortisona, crioterapia y, más recientemente, ablaciones nerviosas.

Hubo momentos en los que DeLaet no hizo un tiro de práctica ni caminó por el campo antes de que comenzara el torneo y apenas podía navegar por cualquier pendiente sin casi caer de rodillas. Ese fue el caso durante ese Campeonato de la PGA de 2017. Sin embargo, de alguna manera terminó empatado en el séptimo lugar esa semana.

“Fue muy difícil mentalmente porque no conozco nada diferente”, dijo DeLaet. “He sido golfista profesional toda mi vida y juego al golf desde que tenía 10 años. Sentí que me estaba rindiendo y nunca me rendí en nada y fue el corazón el último paso, superar el obstáculo mental de ‘Está bien, ya no serás un jugador de circuito. Solo vas a ser un tipo normal, entre comillas en la sociedad'”.

Sería fácil mirar hacia atrás y pensar en lo que podría haber sucedido si la espalda de DeLaet no hubiera sido tan problemática. Pero eso pasaría por alto su larga lista de logros notables.

Ha ganado más de $ 11 millones en 186 eventos del PGA Tour, terminando entre los 10 primeros 33 veces. Fue solo el segundo canadiense, después de Mike Weir, en jugar en el equipo internacional en la Copa Presidentes, registrando un 3-1-1. récord en 2013. También ha representado a Canadá en varios Mundiales y en 2016 acudió a los Juegos Olímpicos de Río donde el golf volvió a los Juegos tras una larga ausencia.

“Jugó duro cuando jugó”, dijo el compañero de equipo olímpico de DeLaet, David Hearn. “Dejó todo en el campo, dio el 110% a pesar de que podría tener dolor. También era un bateador de pelota increíble. Fue increíble verlo.

“Lo admiraba cuando debutaba aquí”, dijo Corey Conners, otro profesional canadiense del PGA Tour. “Era un tipo al que admirabas. Era muy divertido estar con él y su swing era tan puro”.

De hecho fue. Atrajo mucha atención por su precisión desde el tee y alrededor de los greens, y muchos de sus compañeros envidiaron el swing que les producía.

“Su swing es tan simple y efectivo”, dijo Derek Ingram, Entrenador en Jefe de Golf Canada Men’s. “Hay muchachos que han tratado de batear como él y le sale naturalmente”.

El camino de DeLaet hacia el PGA Tour es notable. Creció en Weyburn, Saskatchewan, donde solo había un campo de golf, un diseño funcional que no era un gran desafío, pero era el lugar de salida.

“Mirando hacia atrás en ese momento, no sabía nada diferente”, dijo sobre el curso. “Así que aproveché al máximo lo que tenía todo el tiempo. Tuvimos una temporada de golf de seis meses, y el campo de golf solo estuvo en buenas condiciones durante unos tres de esos meses. .

Había un campo con bolas bien usadas y un área de chipping y putt que era un poco tosca pero le permitía practicar.

A partir de este comienzo, su talento creció rápidamente. Fue lo suficientemente bueno en el juego amateur para obtener una beca para Boise State, y en 2005 y 2006 fue miembro del Equipo Nacional Amateur de Canadá.

Después de convertirse en profesional, perfeccionó sus habilidades en el circuito canadiense, ganando tres eventos en dos años. En 2009, pasó por la dura escuela clasificatoria del PGA Tour, terminando empatado en el octavo lugar. Desde entonces, DeLaet nunca perdió su tarjeta, un testimonio de su perseverancia.

“Hacer el PGA Tour fue algo, si me hubieran preguntado cuando tenía 20 años, probablemente no hubiera pensado que era algo razonable que haría”, dijo DeLaet. “Pero nunca perder mi tarjeta, creo que eso fue bastante importante. Porque no es fácil, especialmente tu primer año jugando mal y he estado jugando horarios mínimos casi toda mi carrera. Así que nunca perder mi tarjeta es como una tarjeta en la que realmente puedo colgar mi sombrero.

A lo largo de los años, ha acumulado docenas de resultados entre los 10 primeros, acercándose repetidamente a esa primera victoria. subió a 26mi en el Ranking Mundial Oficial de Golf y fue incluido en la Presidents Cup 2013, un evento en el que su exuberancia estuvo a la vista. Terminó dos juegos, sencillos contra Jordan Spieth y cuatro contra Phil Mickelson y Keegan Bradley, disparando tiros desde el green.

“Tuve un gran compañero en Jason Day, que es uno de los mejores jugadores del mundo”, recordó DeLaet. “Desde el punto de vista del golf, eso es probablemente lo más memorable, supongo. Embotar ese tiro de búnker contra Jordan para ganar dos de 18 y el pequeño tiro de lanzamiento, que terminó dividiendo a la mitad el juego contra Phil y Keegan, están grabados en mis recuerdos. y nunca desaparecerá Casi puedo verlo como un video en mi cabeza todavía.

Tres años más tarde, DeLaet marchó por el Estadio Olímpico de Río vistiendo los colores canadienses. Fue el regreso del golf a los Juegos después de haber estado ausente desde 1904. Como Canadá era el campeón defensor, George S. Lyon de Toronto había ganado el oro 112 años antes, DeLaet fue elegido para dar el primer golpe de inicio de la competencia. termina teniendo 20mi.

Además del golf, también hay un lado caritativo en la carrera de DeLaet. Durante años fue anfitrión del Graham Slam en su provincia natal de Saskatchewan y más tarde en su hogar adoptivo de Boise. Fue un gran evento y fiesta de golf, algo en lo que él y su esposa Ruby trabajaron duro. A lo largo de los años, el evento ha recaudado casi $2 millones para apoyar la salud y el bienestar de los niños.

En cuanto al próximo capítulo, DeLaet todavía está pensando en ello. Se unió a TSN como analista para su cobertura de los principales eventos de golf y rápidamente demostró ser tan hábil frente a un micrófono como lo era con un palo de golf. “Es un buen trabajo en pequeñas dosis”, dijo.

“Lo principal para mí es poder estar en casa y pasar tiempo con mis hijos”, dijo sobre sus mellizos de seis años, Roscoe y Lyla. “No quiero tener un trabajo de tiempo completo en el que trabaje 20 o 30 semanas al año y viaje. Porque hice esto. Y eso fue genial, pero mi familia es más importante.

Siempre jugará al golf también, aunque estos días sea por diversión, y llevará un carrito. No hay vuelta atrás para DeLaet. Como siempre lo ha hecho, se embarcará en su próxima aventura con la positividad y la determinación que hicieron que su carrera en el golf fuera tan exitosa.

Blog