Por qué Leclerc podría convertirse en un gran calificador de F1 de todos los tiempos

La primera decepción de Charles Leclerc tras hacerse con la pole position en el Gran Premio de Mónaco es reveladora.

Cuando aparecieron las banderas rojas, Leclerc estaba en Tabac y en lo que podría haber sido una de las grandes vueltas de la pole de Fórmula 1 de Mónaco.

En cambio, Leclerc tuvo que recurrir a su primera vez, una vuelta que describió como simplemente “buena”.

Eso dice mucho sobre la incansable búsqueda de vueltas perfectas de Leclerc, una característica que significa que podría estar en una trayectoria que lo convertirá en uno de los mejores clasificados de la F1 de todos los tiempos.

Esto no es una predicción, ya que extrapolar los logros futuros de cualquier piloto en la F1 en función de su situación actual está plagado de obstáculos dada la gran cantidad de factores que pueden influir en su carrera. Pero es más bien una oportunidad para reflexionar sobre las cualidades que hacen de Leclerc un calificador tan formidable.

Para hacer desaparecer las estadísticas, esta pole position monegasca fue la 14ª en la F1, lo que significa que todavía está detrás de 21 pilotos que han acumulado más.

En cuanto a la estadística de referencia, la asombrosa carrera de 103 pole position de Lewis Hamilton, con su tasa de aciertos actual, Leclerc necesitaría participar en otros 557 fines de semana de carrera para lograrlo.

Pero no se trata de las estadísticas, solo del hecho de que podría, en las circunstancias adecuadas, acumular algunos números fantásticos.

Leclerc ha obtenido cuatro de las siete poles en 2022. Obviamente, eso depende en parte de qué tan fuerte sea el Ferrari en una vuelta en particular. Pero lo que importa es cómo lo hizo Leclerc.

Mónaco es sólo un ejemplo de su virtuosismo. En España, hizo un trompo en su primera vuelta en la Q3, pero estaba dispuesto y era capaz de arriesgarlo todo en su segunda carrera y reclamar la pole position.

Piense en la clasificación de Singapur 2019, donde produjo una obra maestra en vivo en la que se apoyó para reconstruir los momentos, de los cuales hubo varios, en los que los pilotos menores podrían haberse encontrado en la pared.

Otro ejemplo menos publicitado es Interlagos en 2018 donde, bajo la lluvia, colocó al Sauber entre los 10 primeros con neumáticos lisos cuando otros habían perdido la esperanza de mejorar.

Fue solo una de las innumerables actuaciones brillantes de calificación en autos incapaces de reclamar la pole position, incluso durante los períodos más difíciles de su carrera en Ferrari.

Este ejemplo de Interlagos ilustra una de las grandes habilidades de Leclerc. Tiene una sensibilidad y un sentido fenomenales para el agarre disponible, lo cual es especialmente vital cuando se trata de las condiciones que enfrentó en Interlagos.

Jenson Button, uno de los mejores pilotos de F1 en condiciones mixtas de seco y mojado, resumió perfectamente el valor de esa cualidad hace 10 años.

“Es porque siento más a través de mi cuerpo que a través de mis ojos para tener la sensación del auto en la pista”, dijo Button.

“Cuando la gente ve que está lloviendo, inmediatamente se preocupan de que no haya agarre.

“Se trata de sentirlo a través del auto en lugar de solo mirar la lluvia y ver que está mojado y pensar que tienes que frenar temprano y mantenerte estable en las curvas”.

Pero tal sensibilidad no solo es útil en condiciones resbaladizas. Una y otra vez hemos visto a Leclerc sobresalir al final de las vueltas de clasificación cuando los neumáticos traseros se sobrecalientan y no sabes qué agarre hay.

Campeonato Mundial de Automovilismo de Fórmula 1 Día de clasificación del Gran Premio de Miami Miami, EE. UU.

En Miami este año, fue la diferencia entre él y Carlos Sainz en la Q3, ya que estuvieron cabeza a cabeza hasta la curva 17, efectivamente la última curva, donde Leclerc usó toda la tracción disponible pero no más cuando Sainz hizo un trompo y le costó bastante. cerca de todo su déficit de 0.190 con Leclerc.

Es esta combinación de sensaciones y la capacidad y confianza para corregir los momentos en que el coche se deforma -como ha tenido que hacer en ocasiones cuando la parte trasera del Ferrari se ha portado mal este año- lo que hace que Leclerc sea tan eficaz en la calificación. Esto le permite producir consistentemente lo que Sainz llamó velocidad “loca”.

La pregunta fascinante es si Leclerc seguirá así a lo largo de su carrera en la F1, que fácilmente podría durar otros 10 o 15 años. Se trata menos de si se ralentiza o pierde su ventaja y más de si el conjunto de herramientas ampliado que viene con la experiencia significa que depende menos de ella.

Después de todo, hay desventajas en este enfoque. Si coqueteas con tanta regularidad con el borde de la base que puedes sacarlo del borde, a veces te caes de la parte superior del cable. Lo vimos con Leclerc en Mónaco el año pasado cuando se estrelló en la segunda parte de Piscine.

Automovilismo Campeonato Mundial de Fórmula Uno Gran Premio de Mónaco Sábado Montecarlo, Mónaco

Además, el ejemplo de España este año habría sido muy diferente si, por ejemplo, un incidente hubiera interrumpido su última carrera. Entonces, la ausencia de un truco bancario le habría costado muy caro. Y quién sabe, si la gira de Mónaco este año hubiera continuado, ¿quizás Leclerc se habría agarrado a la pared? Probablemente no, pero su estilo puede prestarse a algún que otro error.

Leclerc atribuyó algunos errores del pasado a los adelantamientos en autos menos competitivos, pero como muchos pilotos, probablemente esté encontrando el equilibrio perfecto entre riesgo y recompensa, algo por lo que Max Verstappen tuvo que pasar hace varios años y que Lewis Hamilton experimentó al principio de su carrera.

También está su evolución técnica. Como vimos en ocasiones el año pasado, el enfoque disciplinado de Sainz le permitió períodos en los que tuvo la ventaja en la calificación, superando a Leclerc cuatro de seis veces en las carreras finales. Leclerc, por su propia admisión, es menos probable que detecte ciertas limitaciones dada su excelencia en el manejo de problemas. Pero es algo en lo que ha mejorado.

Un punto de comparación válido podría ser Hamilton, cuya velocidad vertiginosa hizo su debut en la F1 y es la base de su conjunto de habilidades, pero se vio aumentada por la habilidad técnica y un enfoque más completo en la segunda mitad de su carrera.

Pero pase lo que pase, por ahora tenemos la suerte de ver a un piloto que está absolutamente en la categoría más alta en la calificación y que constantemente realiza actuaciones sobresalientes el sábado. Ser tan fuerte contra un gran probado como Hamilton, un gran prometedor como Verstappen y una gran cantidad de talentos emergentes muestra cuán brillante es Leclerc en una vuelta.

Es imposible saber si esto lo convertirá en uno de los grandes clasificados de la F1, o incluso en el más grande, en el cómputo final. Pero eso ciertamente lo convierte en un privilegio para verlo.

Blog