¿Un certificado de nacimiento cambiará el rumbo del fútbol en 2022?

Los fanáticos del fútbol, ​​como la mayoría de los fanáticos de los deportes, siempre están listos para una buena discusión, especialmente una que realmente no se puede resolver. Cuanto más subjetivo sea el debate, mejor: qué jugador ha sido el mejor en diferentes épocas, qué equipo histórico ganaría el uno contra uno, qué liga es la más fuerte, qué país tiene el estilo de juego más estético… Preguntas como estas no sucumben a los datos o las estadísticas, sino que deben ser objeto de burlas, talleres y lecturas en voz alta como poesía. De todas las preguntas futbolísticas de esta variedad, la que más me interesa (quizás porque ayuda a explicar por qué Perú, el país donde nací, ha luchado tanto) es esta: ¿De qué región es más difícil calificar para el mundial? Entiendo que hay fuertes sentimientos sobre esto, que estoy feliz de discutir extensamente mientras tomo una copa, pero, a menos que llame mentirosos a mi padre y a todos los miembros de mi familia, la única buena respuesta es América del Sur.

Si tiene alguna duda al respecto, no busque más allá de Chile. La selección actual tiene algunos de los mejores jugadores del país, una generación dorada, con estrellas como Alexis Sánchez, Arturo Vidal y otros, que jugaron en los clubes más grandes de Europa y ganaron trofeos importantes allí. . Fue Chile quien eliminó a la entonces campeona España de la Copa del Mundo de 2014; Chile, que ganó la Copa América de forma consecutiva, venciendo dos veces a la Argentina de Lionel Messi en los penales. Y, sin embargo, este equipo innegablemente talentoso no logró clasificarse para dos Copas Mundiales sucesivas. Se perdieron en 2018, terminando sextos en la calificación, y nuevamente en 2022, logrando solo el séptimo. Los cuatro mejores equipos de América del Sur se clasifican directamente para el torneo, que se llevará a cabo en Qatar este invierno, mientras que el equipo en quinto lugar se dirige a los playoffs intercontinentales. Por el momento, el puesto de repechaje pertenece a Perú, siendo el partido decisivo, contra Australia, el lunes 13.

La campaña de clasificación de Chile terminó en marzo, con una derrota en casa ante Uruguay, después de lo cual hubo los predecibles giros de manos, así como salvajes autopsias del humillante declive del equipo. Se permitió que expirara el contrato del entrenador; el titular de la federación chilena calificó la campaña como un “fracaso” colectivo; El defensor incondicional del equipo, Gary Medel, fue visto llorando en el campo. Se habló de invertir en la juventud, de darle una oportunidad a nuevos jugadores, todo eso se desvaneció hace aproximadamente un mes, cuando, aparentemente de la nada, surgió una posible segunda oportunidad: de una manera improbable, algunos dirían indecorosa, para que Chile clasificara. para la Copa del Mundo después de todo. Realmente grandes equipos, no hace falta decirlo, nunca se rindan.

En el centro de esta nueva vuelta de tuerca de la eliminatoria sudamericana se encuentra un lateral derecho de la selección ecuatoriana llamado Byron Castillo y una simple pregunta que, a diferencia de las que más les gusta debatir a los aficionados al fútbol, ​​en realidad Acaso tener una respuesta ¿Castillo es ecuatoriano o colombiano? Ecuador dijo que Castillo es ecuatoriano. Los chilenos afirman que nació en Tumaco, Colombia, y afirman tener un acta de nacimiento que lo acredite. Ya sea fifa estaban en el lado chileno, entonces los juegos en los que jugó Castillo se convertirían en puntos perdidos, anotados como derrotas por 3-0. Como resultado, Ecuador perdería un total de catorce puntos, quedando fuera de la carrera por Qatar, y Chile, con dos victorias más (y cinco puntos más), caería al cuarto lugar, clasificándose en lugar de Ecuador. Lo que está en juego no podría ser más alto.

Si todo esto suena antideportivo, tampoco es del todo sorprendente. En 2016, Chile argumentó que otro jugador, en esta ocasión de Bolivia, no era elegible, y fifa acordado. Desafortunadamente para los chilenos, en este caso los puntos deducidos de Bolivia también beneficiaron a los rivales más feroces de Chile, Perú, un resultado delicioso para mí y treinta y tres millones de mis amigos más cercanos. Clasificar para la Copa del Mundo por primera vez en treinta y seis años es algo hermoso. Calificar a expensas de tus amargos rivales porque se pusieron litigiosos y sin querer te hicieron un favor es una alegría muy específica, deliciosa y sí, mezquina. Todavía nos reímos de eso.

Castillo hizo su debut a la edad de diez años en el Norte América, un club conocido por desarrollar jóvenes talentos, y eventualmente se abrió camino a Primera División, donde ahora juega para el club más popular y exitoso de Ecuador, el Barcelona de Guayaquil. No se discute que sus padres eran originarios de Colombia; ni el hecho de que huyeron de la violencia allí para empezar una nueva vida en Ecuador. Oficialmente, Castillo nació en un pequeño pueblo de veinticinco mil habitantes llamado General Villamil Playas, a una hora y media de Guayaquil. Allí no se encontró un certificado de nacimiento original, pero, según el periodista deportivo ecuatoriano Diego Arcos, esto no prueba necesariamente nada. “Las cosas están muy precarias en Playas”, explicó, y el mantenimiento de registros es de mala calidad para todos, no solo para las futuras estrellas del fútbol nacional. De todos modos, me dijo Arcos, las actas de nacimiento de Playas se envían a Guayaquil, y Arcos pudo encontrar los registros de Castillo en el registro nacional allí.

Aún así, las preguntas sobre los orígenes de Castillo han perseguido al jugador desde el comienzo de su carrera. En 2015, Emelec, club ecuatoriano de primera división al que debía ser cedido, rescindió la oferta alegando irregularidades en su papeleo. Ese año, Castillo fue capitán de la selección ecuatoriana en el Mundial Sub-17, pero cuando fue convocado para jugar con la Sub-20 unos años después, volvió a surgir el tema de sus papeles y fue dado de baja. horas antes de que comenzara el torneo. A pesar de todo, siguió jugando para otros clubes y muchos lo consideraban un talento a seguir. Los jugadores que, como Castillo, provienen de algunas de las partes más pobres del país, a menudo dependen de los inversionistas para pagar su entrenamiento y carrera inicial, a cambio de derechos de transferencia. A veces estos contratos pueden ser confusos. Las últimas dudas sobre la nacionalidad de Castillo surgieron a raíz de una disputa por esos derechos, ante un posible traspaso a un equipo de México. Un empresario ecuatoriano, Carlos Yazbek, propietario parcial de los derechos de transferencia de Castillo, afirmó que otro titular de derechos le debía dinero y presentó, como prueba de fraude, un certificado de nacimiento colombiano de Bayron Javier Castillo, nacido en Tumaco, Colombia. En una entrevista con un diario chileno, Yazbek ofreció vendérselo a los chilenos. “Soy el único que tiene documentos en este caso”, dijo. “Puedo mostrar la verdad aquí”. La federación ecuatoriana de fútbol argumentó que esto ya había sido investigado y que Bayron, con la ortografía alterna, era el hermano mayor del ahora fallecido Byron David Castillo. Sin embargo, cuando en abril se publicó la partida de nacimiento colombiana, la noticia se viralizó y, poco después, la federación chilena presentó una denuncia.

La cobertura mediática del caso fue intensa y aumentó la presión sobre Castillo. Durante un partido con su club hace unas semanas, se derrumbó. Tras cometer una falta en el área, dando penalti al Barcelona rival, lloró desconsoladamente y pidió ser sustituido. Sus compañeros y fanáticos se apresuraron a enviarle su apoyo en las redes sociales, mientras que el equipo le prometió atención psicológica y lanzó el hashtag #TodosSomosByron (WeAreAllByron). En Chile, sin embargo, las lágrimas de Castillo fueron vistas de manera muy diferente, interpretadas casi como una admisión de culpa. Eduardo Carlezzo, el abogado que representa el caso de la FA chilena, instó a Castillo a que se sincerara. “No tengas miedo de decir la verdad”, dijo. “Una mentira es de corta duración, pero puede ser costosa”.

Ahora el caso está por delante. fifa, con una resolución esperada el viernes. Danilo Díaz, un periodista de fútbol chileno con el que hablé, se mostró cortésmente escéptico sobre la versión ecuatoriana de los hechos. “No es que la historia sea increíble”, me dijo, “pero es difícil de seguir”. En Ecuador, en cambio, Castillo se ha convertido en un grito de guerra, en un símbolo, a pesar de haber jugado relativamente pocos partidos con la selección. Perú y Colombia también están atentos a la resolución, que posiblemente podría afectarlos: un resultado posible es que Ecuador sea castigado pero los puntos no se otorguen a Chile, y en cambio Perú pase al cuarto lugar (y un puesto automático), y Colombia, ahora sexto. , avanza a los playoffs. En esta fecha tardía, sin embargo, quizás la conclusión más probable es que fifa elegirá dejar la mesa como está, y eso significaría que todo el desordenado episodio no habrá logrado nada, excepto agregar un nuevo nivel de rencor a los juegos futuros entre Chile y Ecuador. Esa amargura, por supuesto, es parte de por qué Sudamérica es la región más difícil de clasificar para la Copa del Mundo.

Blog