Valley News – El mensaje de inclusión del equipo de rally de Vermont busca un camino más abierto, aunque lleno de baches

BETHEL: a pesar de tener un seguimiento mundial en su apogeo, los rallies siempre han sido un deporte de nicho.

En cierto modo, eso es parte de su atractivo. Un conductor y un copiloto empujan un automóvil pequeño a menudo dominado por el bosque en caminos de grava, a veces hacia la gloria, a veces hacia un desastre espectacular.

Puede ser una vista emocionante, aunque el ruido y la adrenalina no son para todos.

Pero un pequeño equipo local de rallies en Bethel combina su pasión por el deporte con un mensaje inclusivo de que las esperanzas de los miembros del equipo muy unidos harán que los rallies sean menos intimidantes, más abiertos y no solo tolerantes sino acogedores. Si bien Ed Best ha sido fanático de los rallyes desde que tenía 14 años, él y su esposa, Becky, hicieron de su auto de rallyes un vehículo para más de dos personas. Y tal vez también sea bueno para el rally.

“No está solo ahí en el auto. Hay toda una cultura de equipo con nosotros”, dijo Becky, la luchadora del equipo y, a falta de un título mejor, líder espiritual, durante una entrevista reciente en la casa de la familia Best en Bethel.

El automóvil, un Subaru Impreza de 1998, por el que Ed pagó $450 cuando tenía veinte años, ha sido apodado UniCARn y presenta un unicornio en cada lado, el tótem animal del equipo. Junto a los nombres del piloto y copiloto, Best y Heather Littlefield, están sus pronombres personales (él/él, ella/ella, respectivamente). La parrilla del auto está pintada como una bandera del arcoíris.

Becky, que se formó como diseñadora gráfica, hace imprimir calcomanías y se las da a las personas que se detienen frente a sus autos en el paddock.

El equipo representa “la inclusión, la responsabilidad cívica y el respeto por el nombre de la familia Best”, dijo Becky. La movilización utiliza muchos recursos para algo que puede parecer frívolo, agregó. “Siento que tienes que encontrar una manera de usarlo para hacer del mundo un lugar mejor”.

Los espectadores se acercan regularmente a los mejores y los abrazan, dijeron.

“Ven este arcoíris y lo saben”, dijo Becky.

Los rallyes por etapas, llamados así porque hay etapas cronometradas destinadas a ser conducidas a toda velocidad, bien podrían ser, como lo describió Ed, “la forma más inclusiva de los deportes de motor”, pero la velocidad es la atracción. Un rally por etapas típico, que incluye etapas cronometradas en carreteras cerradas y secciones de tránsito en carreteras abiertas en el medio, puede cubrir 500 millas, con tal vez 100 a 150 millas de etapas especiales en las que el auto gana más rápido.

Este fin de semana, el mejor equipo de rally está en el New England Forest Rally, el único rally nacional que se lleva a cabo en Nueva Inglaterra. Se opera principalmente en carreteras privadas a través de terrenos de la compañía papelera en los bosques de Maine y tiene su sede en Sunday River Ski Resort en Newry, Maine.

Además de Ed y Becky, y Littlefield, el copiloto de Maine, el equipo está formado por el padre de Ed, Ken Best, que trabajó como mecánico mientras Ed crecía y ahora es maquinista; Eli Ferro, un estudiante de la Academia Sharon que ayuda con el trabajo mecánico y otro voluntario de Massachusetts.

Ed, de 34 años, y Becky, de 36, crecieron en Bethel y en un momento asistieron juntos a la guardería. Viven en la casa de la infancia de Ed en East Bethel y trabajan en el automóvil en un garaje de la casa.

Los Bests comenzaron a correr en rallies en 2019, después de años de espectadores y voluntarios en los rallies mientras también trabajaban en el Subaru. Après avoir réparé la carrosserie, installé un arceau de sécurité et mis en place d’autres dispositifs de sécurité requis, y compris un système d’extinction d’incendie complet, Ed a décidé qu’il devait avancer, trouver un copilote et participer à un evento.

“No puedes esperar a que el auto esté ‘terminado’ antes de correr, de lo contrario nunca correrás”, dijo.

Junto con un copiloto de Missouri, el equipo ha competido en rallies en Pensilvania y Maine, y se ha quedado allí desde que la pandemia de coronavirus redujo la temporada 2020.

Entre los autos de rally, el UniCARn no es particularmente poderoso, pero dado que los rallyes por etapas se realizan casi en su totalidad sobre tierra y grava, “es un juego de impulso”, dijo Ed Best. El año pasado, el automóvil alcanzó alrededor de 95 millas por hora. Con una transmisión reconstruida durante el invierno, el automóvil podrá aprovechar al máximo su potencia limitada y debería alcanzar las 130 mph en las etapas más rápidas del New England Forest Rally.

Tener buenas notas que el copiloto transmitirá al piloto a medida que acelera a través de las etapas es más importante que tener un auto potente, dijo Best. Antes de conducir los especiales de alta velocidad, Best y Littlefield pasan horas revisándolos en el conductor diario de Best, otro Subaru, para perfeccionar las notas que Littlefield seguirá para guiar a Best.

En las clasificaciones de ritmo de rally, a cada curva se le asigna un número del 1 al 6, siendo 1 la más aguda y lenta y 6 la más gradual y rápida.

El objetivo es el viaje más limpio posible. El New England Forest Rally podría tener una tasa de deserción del 40-50%. La pregunta que marca a alguien como aficionado a los rallies no es “¿Ganaste?” sino “¿Terminaste?” Para un equipo que gasta su propio dinero y construye su propio automóvil, existe un incentivo financiero para no chocar, incluso si se espera un accidente.

“Hay quienes han conducido y hay quienes conducirán”, dijo Ed Best, quien construyó su auto pensando en la durabilidad.

Pocos equipos de rally operan con un apoyo externo sustancial. Una de las más conocidas en Estados Unidos tiene su sede en Vermont, la empresa Vermont SportsCar, con sede en Milton, que prepara coches de rally y rallycross bajo la bandera de Subaru of America. Vermont también es el hogar de John Buffum, quien sigue siendo el piloto de rallies más exitoso del país, ganando 11 títulos nacionales, la mayoría en la década de 1980.

Con tantos caminos de grava y la Escuela de Rally Team O’Neil en Dalton, NH, Twin States puede parecer un terreno fértil para los rallyes, pero hay relativamente pocos equipos y eventos. Hace décadas, se llevó a cabo un mitin en la ciudad de Plymouth, en el centro de Vermont, pero Buffum dijo que duda que tal evento pueda revivir hoy.

“Siempre hemos tenido un grupo de rally en Vermont”, dijo en una entrevista telefónica. Pero “aquí no hay reuniones porque hay tanta gente viviendo en el bosque que nunca podríamos cerrar las carreteras”.

El Alto Medio Oeste es un terreno más fértil para las manifestaciones, dijo, principalmente porque hay más terrenos para empresas papeleras y caminos privados. Hay cuatro rallies nacionales y 10 eventos regionales dentro de 500 millas uno del otro.

Los mejores son más optimistas. Por un lado, el impacto económico de un rally puede ser inmenso. Cuando el Susquehannock Trail Performance Rally del año pasado en Pensilvania tuvo problemas de licencia que limitaron el alcance del evento, hubo una protesta de la comunidad empresarial por la pérdida de millones en ingresos. Y los Bests también señalaron que otros eventos motorizados usan caminos públicos y privados de Vermont, incluidas las subidas de colinas en Ascutney y Okemo.

“Me gustaría llevar el rally de vuelta a Vermont”, dijo Becky Best.

Por ahora, ese esfuerzo tendrá que esperar. Becky ha luchado con un desconcertante problema de salud durante los últimos dos años, una fuga de líquido cefalorraquídeo que los médicos no han podido identificar.

“Causa toda una rueda de ruleta de síntomas”, dijo, que incluyen fatiga y dolores de cabeza.

“Estoy en un punto”, agregó, “donde no puedo esperar para mejorar”, pero “no sé si eso sucederá”.

Si está sana, Best dijo que está considerando hacer un esfuerzo para organizar un rally por etapas en Vermont, pero “no quiero hacer un compromiso que no pueda cumplir al máximo”, dijo. declaró.

Mientras tanto, simplemente presentar un auto de rally es más que suficiente para mantenerlos ocupados. Becky está planeando toda la comida para los fines de semana de carrera y será la anfitriona de los espectadores. Se tiñe el pelo para cada rally.

Para Ed, el rally también es un escape. Los nervios aparecerán, pero a medida que el cronómetro inicia la cuenta regresiva para comenzar una etapa, se relaja. “Cuando nos subimos al auto de carreras, todo desaparece”, dijo.

UniCARn hace su magia para ambos, dando la bienvenida a una audiencia más amplia al deporte que aman.

Se puede contactar a Alex Hanson en ahanson@vnews.com o 603-727-3207.

Blog